Proximo Evento:

  • 00 DIAS
  • 00 HR
  • 00 MIN
  • 00 SEG
+

Ministerio 180 Grados

180 Grados¿Qué es 180 Grados?

Es un programa innovador de apoyo y recuperación para
personas con adicciónes, hábitos y heridas que le impiden
vivir la vida a plenitud.

Estamos Localizados En:
Calle Yaboa Real #974
Urb. Country Club
San Juan, Puerto Rico
(Entrada por Catedral de la Esperanza)
Tel. (787)969-4009, (787)232-9096
ayudaen180grados@gmail.com

 



NUESTRO OBJETIVO:

Esperamos que en un ambiente de respeto, apoyo y compañerismo logremos lo siguiente:

  • Cambios positivos al compartir nuestras experiencias, fortalezas y esperanzas.
  • Superar heridas, frustraciones, hábitos y adicciones que nos impiden vivir la vida a plenitud.
  • Celebrar el poder sanador de Dios en nuestras vidas.

La ayuda y servicios que ofrece 180° grados son completamente gratis. Sólo requerimos un compromiso genuino y la disposición para seguir consistentemente el plan individual y/o grupal que se determine según la necesidad de cada cual.

Además, establecemos como requisito el cumplimiento de cinco reglas básicas las cuales serán medulares para el éxito de cada una de nuestras reuniones y para que todos los procesos fluyan de forma más efectiva y exitosa. Las reglas son las siguientes:

  1. Anonimato y confidencialidad son requisitos básicos. Lo que se habla en el grupo no sale del grupo.
  2. El lenguaje ofensivo no tiene lugar en nuestro grupo de recuperación Cristo-céntrico.
  3. Estamos aquí para apoyarnos mutuamente, no para criticar ni juzgar a nadie.
  4. Evitar la conversación individual, lo que provoca distracción restándole la atención al tema central que este en discusión; esto ocurre cuando dos personas se involucran en un dialogo excluyendo al resto del grupo.
  5. Puntualidad; llegando a tiempo a cada una de nuestras reuniones mostramos respeto por la recuperación personal y la de los demás.

Le exhortamos a enfocar su mirada hacia el futuro y a comenzar esta carrera con determinación y firmeza. Recordemos que:

  1. “No es quien llega primero si no el que llega a la meta”
  2. “No es como comenzamos, sino como terminamos”

¡BIENVENIDOS!   

 

       180 Degrees

OCHO PRINCIPIOS BASADOS EN LAS BIENAVENTURANZAS

 

R econozco que no soy Dios. Admito que no tengo poder para controlar mi tendencia a hacer lo malo y que mi vida es inmanejable.

 Dichosos los pobres en espíritu.

 

E n forma sincera creo que Dios existe, que le intereso y que él tiene el poder para ayudarme en mi recuperación.

Dichosos los que lloran, porque serán consolados.

 

C onscientemente decido comprometer toda mi vida y voluntad al cuidado y control de Cristo.

 Dichosos los humildes.

 

U na apertura para un autoexamen y confesión de mis faltas a mí mismo, a Dios y a alguien en quien confío.

  Dichosos los de corazón limpio.

 

P ara que Dios pueda hacer los cambios en mi vida, me someto voluntariamente a él y con humildad le pido que quite mis defectos de carácter.

Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia.

 

E valúo mis relaciones. Ofrezco perdón a aquellos que me han dañado y enmiendo los daños que he ocasionado a otros, excepto cuando tales enmiendas pudieren causar daño a ellos o a terceros.

Dichosos los compasivos. Dichosos los que trabajan por la paz.

 

R eservo un tiempo diario con Dios para una autoevaluación, lectura de la Biblia y oración, para conocer a Dios y Su voluntad para mi vida y obtener el poder para cumplirla.

 

A l rendir mi vida a Dios para ser usada puedo llevar estas Buenas Nuevas a otros, tanto con mi ejemplo como con mis palabras

Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque el reino de los cielos le pertenece.


 


DOCE PASOS Y SUS COMPARACIONES BIBLICAS

 

  1. Admitimos que no teníamos poder sobre nuestras adicciones y comportamientos compulsivos, que nuestras vidas llegaron a ser inmanejables.

Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa, nada bueno habita. Aunque deseo hacer lo bueno, no soy capaz de hacerlo (Romanos 7:18 NVI)

 

  1. Llegamos a creer que un poder más grande que nosotros podía restaurarnos por completo.

Pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer para que se cumpla su Buena voluntad (Filipenses 2:13 NVI)

 

  1. Tomamos la decisión de entregar nuestra voluntad y nuestras vidas al cuidado de Dios.

Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios

(Romanos 12:1 NVI)

 

  1. Hicimos una búsqueda y un audaz inventario moral de nosotros.

Hagamos un examen de conciencia y volvamos al camino del Señor

(Lamentaciones 3:40 NVI)

  1. Admitimos a Dios y a nosotros mismos y a otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros pecados.

Por eso, confiésense unos a otros sus pecados y oren unos por otros para que sean sanados

(Santiago 5:16 NVI).

 

  1. Estábamos completamente listos para que Dios removiera todos nuestros defectos de carácter.

Humíllense delante del Señor, y él los exaltará (Santiago 4:10 NVI)

 

  1. Humildemente le pedimos que quitara todas nuestras deficiencias.

Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo nos lo perdonará y nos limpiará de toda maldad.

 (1Juan 1:9 NVI)

 

  1. Hicimos una lista de todas las personas que habíamos dañado y estuvimos dispuestos a enmendar todo lo que les habíamos hecho.

Traten a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes (Lucas 6:31 NVI)

 

  1. Hicimos arreglos directos con las personas cuando fue posible, excepto cuando eso podría dañarles a ellas o a otras.

Por lo tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar y allí recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar. Ve primero y reconcíliate con tu hermano; luego vuelve y presenta tu ofrenda

(Mateo 5:23-24 NVI) 

10. Seguimos haciendo un inventario personal y cuando nos equivocamos rápidamente lo admitimos.

Por lo tanto, si alguien piensa que está firme, tenga cuidado de no caer (1 Corintios 10:12 NVI)

 

11.  A través de la oración y la meditación buscamos mejorar nuestra relación con Dios, orando solo para conocer de Su voluntad para nosotros y poder para llevarla a cabo.

Que habite en ustedes la Palabra de Cristo con toda riqueza (Colosenses 3:16a NVI)

 

12.  Habiendo tenido una experiencia personal como el resultado de estos pasos, intentamos llevar este mensaje a otros y practicar esos principios en todas nuestras áreas.

Hermanos, si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde. Pero cuídese cada uno, porque también puede ser tentado (Gálatas 6:1 NVI)